martes, 10 de agosto de 2010

BOLIVIA: TURISTAS EXTRANJEROS HABRÍAN LOGRADO HUIR DE POTOSÍ

LA VANGUARDIA (ESPAÑA)
Las tres catalanas retenidas en Potosí han abandonado la ciudad

Las jóvenes, junto con otros turistas, abordaron algunos de los vehículos de la comisión, encabezada por el gobernador Félix González, que se reunirá con la misión gubernamental en las próximas horas

La Paz (EFE).- Varios turistas, entre ellos las tres jóvenes catalanas y otros ciudadanos españoles y franceses, lograron este martes salir de la ciudad boliviana de Potosí en medio de una caravana de dirigentes regionales que viajó a la vecina Sucre para reunirse con los ministros del Gobierno de Evo Morales para buscar una solución al conflicto que dura ya trece días.

Dirigentes de la movilización y fuentes de la policía de Potosí dijeron que los extranjeros abordaron algunos de los vehículos de esa comisión, que fue encabezada por el gobernador Félix González, quien se reunirá con la misión gubernamental en las próximas horas.

Antes de partir, la catalana Silvia Puig confirmó a Efe, en un breve contacto telefónico, que los turistas abordaron diversos vehículos para dirigirse a Sucre, tras los muchos problemas a los que hicieron frente al no poder abandonar Potosí durante más de una semana.

Inicialmente la policía tenía reservado para los turistas un autobús que, sin embargo, fue ocupado por dirigentes que eran parte de la comisión que partió hacia Sucre. El director de la Unidad de Seguridad de la gobernación, capitán Ruslan Lacoa, comentó que además un helicóptero logró evacuar a tres turistas franceses, y otros 20 turistas de distintas nacionalidades salieron hacia Sucre por carretera.

Los dirigentes regionales agrupados en el Comité Cívico de Potosí permitieron además que los bancos y los centros de abasto abran este martes sus puertas durante horas con el fin de aliviar la huelga general y el bloqueo de rutas con el que exigen varias demandas al Gobierno.

Los potosinos piden a Morales proyectos de desarrollo minero, una fabrica de cemento, un aeropuerto internacional y la preservación del Cerro Rico de Potosí, la legendaria montaña que es explotada hace cinco siglos y corre el riesgo de desplomarse. El Gobierno ha pedido a los dirigentes potosinos suspender las medidas de presión y que una parte de las demandas se negocien en Sucre y otras en Potosí.