martes, 3 de agosto de 2010

ISRAEL PROVOCÓ AL LÍBANO Y VUELVE EL FANTASMA DEL GENOCIDIO PERPETRADO POR EL ESTADO SIONISTA EN 2006

TELAM (ARGENTINA)
Duros enfrentamientos entre Israel y el Líbano dejaron cuatro soldados muertos

Tropas de Israel y el Líbano intercambiaron disparos de fusiles y artillería en su frontera en los peores enfrentamientos en la zona desde una devastadora guerra en 2006, y cuatro personas murieron en los choques, entre ellas dos soldados libaneses y uno israelí.

La violencia se originó al parecer por la decisión del ejército israelí de cortar un árbol cerca de la valla fronteriza que separa los países, en una señal del nivel de tensiones en la zona desde la guerra de Israel de hace cuatro años contra el grupo islamista libanés Hezbollah, que esta vez no participó de los choques.

Tampoco hubo señales de grandes preparativos militares para una operación a gran escala como la de 2006, lo que podría ser un indicio de que es improbable que la escaramuza, que también causó la muerte a un periodista, desencadene un conflicto mayor.

Las tropas libraron un tiroteo inicial de cinco minutos que se siguió de disparos intermitentes de fusiles y piezas de artillería que duró varias horas hasta el mediodía, cuando los combates cesaron y no volvieron a repetirse, aunque persistía una alta tensión, dijeron fuentes militares y de seguridad.

Reunido de urgencia en Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU llamó a Israel y al Líbano a ejercitar la "mayor moderación" y a cumplir la resolución que puso fin a la guerra entre Israel y Hezbollah de julio de 2006, que dejó unos 1.200 libaneses y 600 israelíes muertos.

El vocero del Departamento de Estado norteamericano, P. J. Crowley, dijo que lo "último" que quier ver Estados Unidos es "que este incidente se expanda hacia algo más significativo", y que Washignton dialogaba con las partes para restaurar la calma.

El líder de Hezbollah, el jeque Hassan Nasrallah, dijo que su movimiento armado, que integra el gobierno del Líbano, no intervino en los choques, pero que lo hará si el ejército israelí vuelve a a atacar al libanés.

"Cualquier brazo israelí extendido contra el ejército libanés será cortado con la resistencia", advirtió Nasrallah.

Un oficial libanés dijo que todo comenzó cuando el ejército de Israel quiso arrancar un árbol del lado libanés de la frontera pese a que las tropas de la misión de paz de la ONU (UNIFIL) que vigilan la zona le pidieron que no lo hiciera porque sería repelido a tiros, informó la cadena CNN.

Para poder alcanzar la planta, el Ejército israelí subió a un soldado a una grúa cuyo brazo se elevaba por sobre la valla que Israel construyó para separar a los dos países, que no coincide exactamente con la línea limítrofe trazada por la ONU, dijeron las fuentes militares libanesas.

Los soldados del Líbano respondieron primero con tiros al aire de advertencia, pero como las tropas israelíes contestaron con tiros al cuerpo, se desató un tiroteo y un intercambio de disparos de artillería y hasta de un tanque, agregaron las fuentes libanesas.

El vocero de la UNIFIL, el comandante Andrea Tenenti, dijo a Radio Israel que la misión de paz de la ONU investigaba las circunstancias, y concretamente si Israel cruzó la frontera.

Un periodista libanés del diario Al Akhbar, Assaf Abu Rahhal, murió cuando un proyectil de artillería cayó cerca de él en Adisyyeh, informó el propio periódico donde trabajaba la víctima.

La organización internacional de defensa del periodismo Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó la muerte.

"Estamos conmocionados por la muerte de Rahal. Condenamos este error garrafal de los militares israelíes y ofrecemos nuestras condolencias a las familias y amigos de las víctimas y al equipo de Al Akhbar", declaró RSF en un comunicado.

La frontera norte de Israel y sur del Líbano se mantuvo relativamente calma desde la guerra entre el ejército israelí y Hezbollah de 2006, tras la cual la ONU desplegó la UNIFIL, formada por 12.000 soldados y liderada por España, Francia e Italia.

Pero las tensiones crecieron en los últimos meses, cuando Israel acusó a Hezbollah de expander su arsenal y a Siria e Irán de haberle enviado misiles Scud. Sumado a las fricciones, más de 70 personas fueron arrestadas en el Líbano en el último año acusadas de colaborar con Israel.