martes, 3 de agosto de 2010

URGENTE BOLIVIA: EXPROPIAN A TERRATENIENTE NORTEAMERICANO 15.000 HA Y SE LAS ENTREGAN A INDIOS GUARANÍES

JORNADA (BOLIVIA)
Revierten más de 15 mil hectáreas de tierra de familia Larsen para el Estado
La Paz, (Abi)
martes 3, agosto 201
El Viceministro de Tierras, Juan Manuel Pinto, informó ayer que el Tribunal Agrario Nacional (TAN) emitió una sentencia de reversión al Estado de 15.262 hectáreas de propiedad de la familia del estadounidense Larsen, en la Provincia Cordillera de Santa Cruz, que serán entregadas al menos a 2.000 familias guaraníes.

"Se había emitido la resolución de reversión al Estado de esta propiedad y posterior dotación a los indígenas de la Tierras Comunitarias de Origen (TCO) Guaraní en la comunidad de Caraparicito", explicó a los periodistas.

Dijo que esa resolución ya fue remitida en un recurso contencioso y el Tribunal Agrario ratificó la sentencia que resuelve revertir la propiedad para los indígenas. Además, informó que se emitió también otra sentencia agraria que revierte para el Estado 3.790 hectáreas de propiedad de Élida Montes de Chávez, ubicadas en la comunidad San Isidro, en Alto Parapetí, en el sudeste del país. "En total estamos hablando de casi 19 mil hectáreas. En posteriores días se va a hacer el desalojo de la gente que se encuentra en esas zonas y posteriormente se realizará el asentamiento de las comunidades indígenas para que tomen posesión y hagan uso social de esos predios", agregó. Pinto recordó que el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) había denunciado hace un par de años que Duston Larsen Metenbrink y sus dos hermanos, Hans Aron y Ronald André Larsen, se adjudicaron de manera ilegal predios en Caraparicito 1 y 2, en la provincia Cordillera de Santa Cruz y que, además, se encontró a indígenas bajo condiciones de servidumbre. El Gobierno del presidente Evo Morales, denunció en 2008 que cinco terratenientes de la provincia Cordillera mantenían al menos 50 familias guaraníes en calidad de servidumbre, por lo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), denunció y deploró la existencia de servidumbre análoga a la esclavitud y trabajos forzados en la región del Chaco boliviano.