jueves, 30 de septiembre de 2010

ARGENTINA: OFICIALISMO Y OPOSICIÓN JUNTO A CORREA Y EN CONTRA DEL GOLPE POLICIAL EN ECUADOR

TERRA (ARGENTINA)
Toda la oposición se plegó al repudio por el intento de golpe en Ecuador

En línea con el Gobierno nacional, todos los sectores de la oposición política argentina salieron a repudiar hoy a coro la rebelión policial en Ecuador y expresaron su respaldo y solidaridad con el presidente constitucional Rafael Correa.

Los principales referentes del arco antikirchnerista se sumaron al rechazo de los acontecimientos ocurridos en Ecuador y algunos sectores, como Proyecto Sur y la agrupación que comanda Luis D´Elía, organizaron una marcha frente a la Embajada ecuatoriana para respaldar la gestión de Correa.

En ese escenario, el vicepresidente Julio Cobos afirmó que se comunicó con el presidente de la Asamblea Nacional del Ecuador, Fernando Cordero Cueva, para interiorizarse sobre los acontecimientos en ese país y manifestarle su apoyo.

"Seguimos con preocupación los sucesos que se están desarrollando en la hermana República de Ecuador. A Cordero Cueva le expresé mi deseo de una pronta solución institucional y pacífica de este difícil momento. Le manifesté el apoyo argentino a nuestros hermanos ecuatorianos y a las autoridades constitucionalmente elegidas", aseguró Cobos en un comunicado.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, a su vez, manifestó su "solidaridad absoluta con las instituciones democráticas ecuatorianas" y con su presidente.

"En América latina ya no hay más espacio para poner en duda la autoridad de un Gobierno constitucional mediante el uso de la fuerza. Repudiamos enérgicamente cualquier intento en ese sentido", advirtió Macri y consideró que "los problemas de la democracia se solucionan con más democracia, no con intolerancia".

Por la UCR, su titular, Ernesto Sanz, señaló que "ninguna puja de poder interno ni disidencia con la gestión política nacional, cualquiera sea el país, puede poner en riesgo la estabilidad democrática y la legitimidad de los gobiernos elegidos por voluntad popular".

"Los ciudadanos de la región no podemos ni debemos tolerar más interrupciones al orden democrático", enfatizó el líder radical.

El diputado Ricardo Alfonsín, a la vez, afirmó que "la amenaza a las instituciones democráticas que significan estos hechos, merece el más enérgico repudio de todos los gobiernos y la dirigencia política de la región".

En un comunicado, Alfonsín reclamó "la inmediata intervención de la OEA y la Unasur, en defensa del gobierno de Ecuador, legítimamente elegido".

La Mesa Nacional de la Coalición Cívica de Elisa Carrió también se sumó a la ola de repudios y expresó "su profunda preocupación por los hechos de violencia" en Ecuador.

"Abogamos por una rápida solución pacífica dentro del marco institucional y democrático frente a la postura asumida por personal policial y militar de las Fuerzas Armadas de ese país", agregó la conducción de la CC en un comunicado.

El bloque de Diputados del Peronismo Federal de Felipe Solá ingresó en la Cámara baja un proyecto de resolución para "denunciar y condenar enérgicamente las acciones hostiles que sectores de las fuerzas de seguridad y de defensa iniciaron contra el Gobierno Constitucional de la hermana República del Ecuador".

En ese sentido, los legisladores plantearon la necesidad de "hacer un llamamiento a garantizar la plena vigencia del estado de derecho, el derecho a la vida, la integridad y la seguridad de Correa y de todas las personas que se encuentran cercanas al lugar de los acontecimientos".

Los diputados del interbloque Proyecto Sur, integrantes del Sí, Graciela Iturraspe, Eduardo Macaluse y Verónica Benas, presentaron otro proyecto para expresar que "es inadmisible que, luego de lo ocurrido en Honduras, otro estado tenga que soportar el avasallamiento de los derechos democráticos por parte de algunos integrantes de las Fuerzas Armadas".

Francisco de Narváez, por su parte, condenó "la sublevación de fuerzas militares y de seguridad en Ecuador" y dijo que "el único remedio para los problemas de la democracia en América Latina es más y mejor democracia".

"Ante cualquier intento desestabilizador los que creemos en la democracia debemos estar del lado de las autoridades elegidas por el pueblo de Ecuador. Triste memoria tenemos los latinoamericanos de las épocas de los golpes y las dictaduras. Eso no tiene que volver nunca más", subrayó De Narváez en un comunicado.

El Partido Socialista, a su vez, rechazó "cualquier intento sedicioso para desestabilizar a las legítimas autoridades de Ecuador, encabezadas por su presidente Correa" y denunció que es "inadmisible este tipo de hechos en nuestra América Latina".

En un comunicado, el espacio que lidera Rubén Giustiniani pidió "la urgente reunión de los organismos internacionales pertinentes para que actúen de inmediato evitando que avance esta situación".