jueves, 30 de septiembre de 2010

ECUADOR: HAY GOLPE DE ESTADO. LA POLICÍA SECUESTRÓ AL PRESIDENTE CORREA. REPUDIO MUNDIAL

LA GACETA (TUCUMÁN, ARGENTINA)
Repudio generalizado al intento de golpe contra Correa

Presidentes de Latinoamérica, centrales obreras y organizaciones sociales expresaron su apoyo al presidente de Ecuador.

LIMA. Los peruanos se solidarizaron con Ecuador y repudiaron el golpe de Estado. REUTER
BUENOS AIRES.- Gobiernos todo el mundo expresaron su apoyo al presidente de Ecuador, Rafael Correa frente al intento de golpe de Estado que sufre ese país.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, manifestó su apoyo a través de su cuenta de Twitter y habló con Correa por teléfono para darle su apoyo.

El secretario general de la Unasur, Néstor Kirchner, expresó el firme "compromiso y la más absoluta solidaridad del bloque regional" con Correa.

Por medio de un comunicado de prensa, Kirchner señaló que "Sudamérica no puede tolerar que los gobiernos elegidos democráticamente sean presionados y amenazados por sectores que no quieren perder prebendas".

En tanto, la cancillería argentina expresó su rechazo de manera categórica a la sublevación. Agregó que "América Latina no acepta más ataques a la democracia ni intentos de burlar la voluntad popular que se manifiesta en las urnas".

"El gobierno de Perú y la sociedad peruana, respaldan plenamente el derecho democrático y la autoridad democrática del presidente Correa", dijo por su parte el presidente de Perú, Alan García,

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, expresó el "total y absoluto respaldo" al pueblo ecuatoriano, al orden constitucional y a la democracia en el Ecuador.

El gobierno de España condenó "cualquier ruptura de la legalidad constitucional y reitera su apoyo al gobierno legítimo y a las instituciones democráticas de Ecuador", dijo la cancillería española.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, también condenó la sublevación. "Este es un nuevo intento por evitar a la fuerza y por la violencia, como ocurrió en Honduras, el imparable crecimiento del cambio revolucionario en toda América Latina´, subrayó.

Los gobiernos de Uruguay, Paraguay, Colombia, Brasil y México manifestaron "su pleno respaldo" a Correa y a la democracia ecuatoriana.

Desde Argentina, la CGT y la CTA expresaron su solidaridad.

"La insubordinación de partes de las fuerzas de seguridad pretende poner en jaque el proceso popular y democrático de nuestro país hermano", señaló la central obrera.

"La CGT viene denunciando una feroz ofensiva por parte de los poderes económicos que buscan detener los procesos de transformación que está viviendo nuestra América. En esta nueva etapa, donde los gobernantes se parecen a sus pueblos, la política central es la justicia social, la defensa de la soberanía política, la independencia económica y la unidad suramericana que está en marcha. Estas banderas jamás serán negociadas", concluyó la central.

El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, expresó su rechazo y preocupación ante "cualquier intento de desestabilización" y confirmó que inicio comunicaciones con la Central Sindical de las Américas, para definir las acciones que podrían coordinarse entre las organizaciones de trabajadores de América Latina.

Los principales referentes del arco antikirchnerista se sumaron al rechazo y algunos sectores, como Proyecto Sur y la agrupación que comanda Luis D’Elía, organizaron una marcha frente a la Embajada ecuatoriana para respaldar la gestión de Correa.

El vicepresidente Julio Cobos afirmó que se comunicó con el presidente de la Asamblea Nacional del Ecuador, Fernando Cordero Cueva.

"A Cordero Cueva le expresé mi deseo de una pronta solución institucional y pacífica de este difícil momento. Le manifesté el apoyo argentino a nuestros hermanos ecuatorianos y a las autoridades constitucionalmente elegidas", aseguró Cobos en un comunicado.

"En América latina ya no hay más espacio para poner en duda la autoridad de un Gobierno constitucional mediante el uso de la fuerza", advirtió el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri,
Por la UCR, Ernesto Sanz, señaló que "ninguna puja de poder interno ni disidencia con la gestión política nacional, cualquiera sea el país, puede poner en riesgo la estabilidad democrática y la legitimidad de los gobiernos elegidos por voluntad popular".

El diputado Ricardo Alfonsín, a la vez, reclamó "la inmediata intervención de la OEA y la Unasur, en defensa del gobierno de Ecuador, legítimamente elegido".

La Mesa Nacional de la Coalición Cívica de Elisa Carrió también se sumó a la ola de repudios. "Abogamos por una rápida solución pacífica dentro del marco institucional y democrático", agregó la conducción de la CC en un comunicado.

El bloque de Diputados del Peronismo Federal de Felipe Solá ingresó en la Cámara baja un proyecto de resolución para "denunciar y condenar enérgicamente las acciones hostiles que sectores de las fuerzas de seguridad y de defensa iniciaron contra el Gobierno Constitucional de la hermana República del Ecuador".

El Partido Socialista pidió "la urgente reunión de los organismos internacionales pertinentes para que actúen de inmediato evitando que avance esta situación". (NA-Especial)