jueves, 30 de septiembre de 2010

ECUADOR: MILES DE ECUATORIANOS SE SOLIDARIZAN CON PRESIDENTE CORREA Y ÉSTE DENUNCIA QUE POLICÍAS GOLPISTAS INTENTAN ASESINARLO

TELAM (ARGENTINA)
Una multitud apoya al presidente de Ecuador y el gobierno declaró el estado de excepción

Miles de personas se congregaron frente a la sede del gobierno para respaldar al mandatario ante el amotinamiento de la policía. Allí, el canciller, Ricardo Patiño, anunció que hay "personas" que están intentando ingresar por los techos del Hospital Policial "para agredir a Rafael Correa", y convocó a los presentes a "ir juntos a rescatarlo". La rebelión causó al menos un muerto y varios heridos.

Al menos un muerto y un número indeterminado de heridos causó la rebelión de un grupo de la policía ecuatoriana, que atacó esta tarde a manifestantes desarmados que se movilizaban en apoyo al presidente Rafael Correa, informó el ministro de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Miguel Carvajal.

El funcionario indicó en conferencia de prensa que de acuerdo con una evaluación preliminar la insubordinación policial dejó hasta el momento un muerto y varios heridos, cuyo número no precisó, según reportó la agencia de noticias DPA.

Los policías sublevados atacaron esta tarde con gases lacrimógenos a manifestantes en apoyo del presidente Rafael Correa en inmediaciones del hospital donde se encuentra el mandatario y del cuartel donde comenzó el motín.

Un grupo de manifestantes de la oficialista Alianza País, que permanece en las afueras del Regimiento Quito, foco inicial de la rebelión policial, fue atacado con gases lacrimógenos por los amotinados, que intentaban sin éxito dispersarlo.

De acuerdo con el reporte de Andes, 12 personas resultaron heridas y fueron trasladadas a diferentes centros de salud, mientras varios manifestantes sufrieron asfixia.

Unas cuadras más abajo en la Av. Mariana de Jesús y Manuel Carvajal, los partidarios de Gobierno cierran las calles y queman árboles, neumáticos y palos, bloqueando la circulación de Quito, según la agencia oficial.

En tanto, en cercanías del hospital, donde los manifestantes intentan llegar, se escuhaban fuertes detonaciones de bombas lacrimógenas lanazadas por los policías sublevados contra los civiles desarmados, según informó la agencia de noticias ANSA.

La ministra de la Política de Ecuador, Doris Solís, confirmó que los policías tuvieron "una respuesta grosera y violenta" contra los manifestantes que intentan ir en apoyo a Correa, a quien los amotinados impiden salir.

"Lamentablemente ha habido una respuesta grosera y violenta a la marcha pacífica de los ciudadanos a favor de nuestro presidente", dijo Solís a medios estatales, por lo que pidió a los manifestantes "mesura" para evitar que "exista ningún acto de provocación".

En el mismo sentido se manifestó el general Freddy Martínez, comandante de la Policía, quien llamó a los efectivos sublevados a "mantener la cordura y la tranquilidad", y les advirtió que "alguien está empeñado de crear el caos en las filas policiales".

Los simpatizantes de Correa comenzaron a movilizarse hacia el hospital, el Regimiento Quito y el Palacio Carondelet, sede del gobierno, poco después de que el mandatario alertara que la rebelión policial era un "intento de golpe de Estado" producto de "una conspiración de la oposición".

Algunos legisladores oficialistas, que se pusieron al frente de las marchas, no pudieron ingresar al hospital, impedidos por los insubordinados, aunque con bastante esfuerzo lograron entrar al centro de salud algunos de los ministros de Correa, mientras otros miembros del gabinete se encuentran entre los manifestantes.

Carvajal señaló que el gobierno dialogará con los insubordinados "apenas depongan la medida de fuerza", que consiste en mantener acordonado el Hospital de la Policía, donde está internado desde esta mañana Correa.

En tanto, el gobierno de Ecuador declaró esta tarde el "estado de excepción" en todo el territorio nacional, por una semana, y delegó en las Fuerzas Armadas el control de la seguridad del país, como consecuencia del amotinamiento de la policía.

La información fue difundida a través de la página de Twitter del gobierno ecuatoriano, pero luego fue confirmada a la prensa por voeceros del Palacio Corondelet.

Desde el hospital militar donde permanece internado después de haber sido afectado por los gases lacrimógenos en el marco del alzamiento policial que se registra en el país, en diálogo telefónico con una radio ecuatoriana, Correa dijo: “Hubo una bomba lacrimógena que explotó cerca de mi rostro, trataron de quitarme la máscara de gas".

“No podía respirar y me tuvieron que ingresar al hospital militar. Apuntaron al presidente, nuestra fuerza pública, ¡es increíble! Ahora estoy con suero. Es algo extremadamente grave”, agregó.

Correa afirmó además que abandonará el hospital cuando “se den las condiciones” porque “parece que está rodeado el hospital” y advirtió que cualquier intento de impedirle salir “sería el colmo de la traición a la patria, a su presidente, a su vocación como policías”.

El mandatario atribuyó a una “desinformación total” el levantamiento policial, porque “se le está diciendo a los policías que el Gobierno va a disminuir sus sueldos" cuando lo ha subido “cuatro veces”.

Cuando asumió la presidencia, dijo Correa, "los sueldos de la policía estaban entre 300 y 400 dólares, y ahora están entre 1.200 y 1.500 dólares" y que "las condecoraciones, además de un honor, suponen un sueldito más", que es lo que se ha cortado para atender otras prioridades.

Además, aseguró que el levantamiento “es una conspiración que se ha venido instalando desde hace mucho tiempo”, producto de la acción de “una minoría” que comete “traición a la patria”.

Por otro lado Correa hizo un llamado a la calma de la ciudadanía y respecto de los saqueos que se registran en Guayaquil, la segunda ciudad del país, ratificó que se trata de una intentona "golpista" de sectores de la oposición.

En declaraciones a una radio quiteña, el mandatario anticipó que la actitud policial "será sancionada" y anticipó que en cuanto le den el alta del hospital, donde se repone tras la agresión de los policías amotinados, intentará salir y que "si es verdad que está cercado, eso sería gravísimo y tendremos que tomar medidas".