sábado, 2 de octubre de 2010

MACABRO EEUU ADMITE HABER EXPERIMENTADO CRUELMENTE CON GUATEMALTECOS

CLARÍN (ARGENTINA)
EE.UU. admite haber hecho crueles experimentos con guatemaltecos

Los infectó con sífilis y gonorrea entre 1946 y 1948 para realizar estudios médicos.
PorAna Baron
Washington. Corresponsal

PESAR. EL VOCERO DE LA CASA BLANCA, ROBERT GIBBS AL ADMITIR AYER LOS EXPERIMENTOS QUE REALIZO EE.UU.

Guatemala,experimentos

Más de mil quinientos guatemaltecos fueron infectados con enfermedades sexuales , sin que lo supieran, en el marco de un experimento médico realizado y financiado por EE. UU. Muchos de los infectados eran enfermos mentales y prisioneros. El experimento duró de 1946 a 1948.

El gobierno de Barack Obama asumió ayer oficialmente la responsabilidad y pidió perdón por la atrocidad al presidente de Guatemala, Alvaro Colom, y a su pueblo. Es mejor tarde que nunca. Pero el experimento ha vuelto a colocar sobre el tapete la actitud colonialista que caracterizó la relación entre EE.UU. y los países de América Central durante tantos años.

“Lamentamos profundamente que esto haya sucedido y ofrecemos nuestras disculpas a todas las personas que resultaron afectadas por esas abominables prácticas de investigación”, dijeron las secretarias de Estado, Hillary Clinton, y de Salud, Kathleen Sebelius, en un comunicado, en el que aseguraron que ordenarán una “minuciosa investigación” de los hechos.

Durante una teleconferencia con un grupo de periodistas, que incluyó a Clarín, el Subsecretraio para la región, Arturo Valenzuela, dijo luego que Hillary había hablado con Colom, quien aceptó las disculpas. El presidente Obamalos hizo anoche. ¿Será suficiente para cicatrizar tantas heridas? Estados Unidos provocó en 1954 la caída del entonces presidente guatemalteco Jacobo Arbenz y apoyó a dictaduras sangrientas que gobernaron después, desencadenando una guerra sucia en las que según se estima murieron 300.000 guatemaltecos. Hubo que esperar 64 años para descubrir que además de todo eso, los guatemaltecos fueron utilizados como verdaderas ratas de laboratorios por John Cutler , un medico al que muchos llaman el Mengele estadounidense, que trabajaba entonces en salud pública.

La historiadora de Wellesley College, Susan Reverby logró descubrir lo ocurrido en Guatemala investigando otro experimento infame de Cutler: conocido como el experimento “Tuskegee”, Cutler y su equipo de colaboradores siguieron la evolución de 600 afroamericanos que tenían sífilis sin saberlo, desde 1932 y 1972, sin administrarles ningún tipo de tratamiento.

En el caso de los guatemaltecos, Cutler fue aún más lejos. Como no tenía una cantidad de enfermos de sífilis significativa, al comienzo del experimento utilizó prostitutas con la enfermedad para infectar a 696 prisioneros sin que lo supieran. No todos contrajeron la enfermedad. Entonces, Cutler comenzó a inocular no solo a los prisioneros que seguían sanos, sino además a enfermos mentales. Cutler quería determinar la eficacia de la penicilina en este tipo de enfermedades. Por eso, casi todo los infectados recibieron una dosis, pero nadie se ocupó de seguir su evolución. El estudio nunca fue publicado. Por lo menos uno de los pacientes murió, pero nadie sabe si fue porque además de tener sífilis era epiléptico.

Durante la teleconferencia, el director del prestigioso Instituto Nacional de Salud, Charles Collins, explicó que “no hay evidencia de que los que participaron en el experimento dieron su consentimiento. Y de hecho nadie les dijo lo que realmente les estaban haciendo”. “Es uno de los periodos más oscuros de la historia de la medicina estadounidense”, reconoció Collins. Cuando un periodista pregunto si habrá algún tipo de compensación para los afectados, no hubo una respuesta clara. Según Susan Reverby, el experimento de Cutler fue financiado por las autoridades sanitarias estadounidenses, y contó con el visto bueno del gobierno guatemalteco.

“Obviamente esto es chocante, trágico, y censurable”, dijo el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs “Es trágico y Estados Unidos pide perdón a todos los afectados” En aquel momento, no existían las regulaciones éticas que hoy reglamentan los experimentos. El Gobierno de EE.UU. ordeno de todas maneras dos investigaciones para establecer lo que efectivamente ocurrió.

1 comentario:

Danny dijo...

Soy Guatemalteco, conozco la historia de mi pais. Es extraño que esto sucediera en el gobierno de Arevalo. La revolucion del 44 se extendió durante dos gobiernos: El de Arevalo y el de Arbenz.

El derrocamiento ocurrió con el de Arbenz. ¿Será que Arevalo hizo algún trato con la embajada Gringa? ¿Por qué Hillary Clinton lo dió a conocer? ¿alguien los estaba chantajenado con dar a luz la noticia y por eso prefirieron darla a conocer? ¿Hasta cuando el mundo tolerará las injurias Estadounidenses?