sábado, 20 de noviembre de 2010

BOLIVIA: ELLOS HUYEN

por Flavio Dalostto

No citaré, para no aburrir al lector, las innumerables veces que anuncié, desde 2008 y 2009, que los opositores a Evo, los funcionarios implicados en casos de sedición, terrorismo y corrupción multimillonaria, terminarían presos.

Con el ex prefecto Leopoldo Fernández preso hace años por la masacre de Pando, con el ex prefecto cochabambino Reyes Villa y el terrateniente Branko Marinkovic fugados del país, con las primeras colonias de boligusanos autoexilados en la frontera brasileña, con la destitución del alcalde de Sucre, y organizador de actos racistas Jaime Barrón, con la detención de decenas de implicados en los casos de terrorismo de Rozsa (2009), de la quema de 150 oficinas gubernamentales en la Medialuna, de la voladura del ducto a Brasil y de la masacre de campesinos en la amazonia pandina (2008), el panorama de los gobernadores de Beni (Ernesto Suarez), de Santa Cruz (Rubén Costas) y de Tarija (Mario Cossio), es por así decirlo, más oscuro que negro.

Esto es más que simple. Las pruebas en contra de la honestidad de sus administraciones son contundente e innumerables. Los evidencias documentales y testimoniales de su participación en los actos de terrorismo y sedición son abrumadoras. Saben ya, que no pudieron negociar una salida política al asunto y la maquinaria judicial boliviana, literalmente, los hará picadillo de carne. Ante el cúmulo en su contra, no tienen la menor oportunidad. La cárcel los espera. Por eso se reunieron hoy en Tarija, los 3 gobernadores mencionados, para decidir que hacer.

Solo tienen 3 caminos: El primero, la pelea en la Justicia, que ya está perdida, y sería una pérdida de tiempo y oportunidades.
El segundo, la "Resistencia política" también está muerto; porque muertos la CONALDE y los comités cívicos, saben que no podrán oponerse a los fiscales bolivianos por la fuerza física. No hay clima de asonada como en el 2008, ni gente que quisiera secundarlos en esa aventura fracadasa.
Así que solo queda una tercera vía, que sus ex compinches y cabezones más astutos (Reyes Villa y Marinkovic) ya han utilizado: Fugar.

A Suárez, a Cossio y a Costas les queda un único camino, huir de Bolivia. Y es, creo, la opción que ya han tomado. Suárez y Costas están arraigados; pero ambos disponen de los medios para burlar la permeable frontera nacional. Ya han transferido grandes masas de dinero y acciones al exterior. El problema que se les plantea es ¿A donde ir? La UNASUR, con lo que pasó en Ecuador, ha dado un mensaje durísimo para los golpistas. Todos los gobiernos, desde la izquierda a la centro-derecha se han mostrado intolerantes con los irregulares, sean del signo que sean. Estados Unidos, podría ofrecerles alguna protección; ya que la posible extradición duraría años, y el próximo gobierno será Republicano. Desde allí, donde ya existe una colonia de boligusanos, recibirían el apoyo político del Tea Party. Otro posible destino es Honduras, el experimento más duro de la Oligarquía latinoamericana, donde el dictador Lobo o el proximo golpista que lo derroque, se vería obligado a concederles el estatus de "exilados políticos". Ni Chile, ni Perú, ni Colombia, los ayudarían. A Costa Rica le basta el lío que tiene con Nicaragua y Panamá no sé.

Allí, en Florida o en Tegucigalpa, podrían brindar por un Año Nuevo, poner a buen resguardo sus osamentas y formar un "Gobierno Boliviano Provisional Democrático en el Exilio". Total, ellos son buenos para inventar fantasmas políticos y medialunas de cartón pintado.

http://la-opinion-argentina.blogspot.com/