sábado, 26 de febrero de 2011

BAHREIN SE HARTÓ DE SU REY PARÁSITO

BAHREIN: MILES DE PERSONAS SE MOVILIZAN EN MANAMA

MANAMA, 25 (ANSA) - Miles de manifestantes se reunían hoy en el centro de Manama, capital de Bahrein, en el "viernes de luto" convocado por la oposición para conmemorar a los siete "mártires" fallecidos desde el inicio de las protestas contra el régimen hace 12 días.
Los carros blindados del ejército desaparecieron de las calles y de la Plaza de las Perlas, foco de las protestas, y sólo sobrevuelan algunos helicópteros.
Los manifestantes piden reformas en la dinastía sunnita de los Khalifa, en el poder desde hace dos siglos, para transformar al país en una "monarquía constitucional".
"¡No al diálogo!" con la casa reinante, gritaron los manifestantes, que pidieron continuar las movilizaciones "hasta la caída del régimen".
Estados Unidos, a través del consejero para la Seguridad Tom Donilon, renovó hoy su apoyo a la casa reinante de Bahrein, y pidió a la oposición, de mayoría chiita, apoyar el diálogo ofrecido por el gobierno.
Donilon también pidió evitar que las fuerzas de seguridad cometan actos de violencia contra los manifestantes.
"Como socios desde hace mucho de Bahrein, Estados Unidos cree que la estabilidad del país depende del respeto de los derechos universales de su gente, incluso el derecho a reunirse pacíficamente, y de un proceso de reformas significativo que responda a las aspiraciones de sus ciudadanos".
El diálogo con los manifestantes fue encargado hace unos días al príncipe hereditario Salman bin Hamad, y para facilitarlo el gobierno retiró al ejército de las calles de Manama.
Hoy, el rey, Hamad bin Isa al Khalifa, revocó el mandato a tres ministros, a quienes acusó de "haber provocado la crisis en el país", informó la televisora panárabe Al Jazeera.
La movilización de hoy desfiló separada por sexos, con los hombres de un lado y las mujeres del otro, a pesar de que un cordón de las fuerzas de seguridad intentó bloquear las vías de acceso a la plaza, escenario de acciones violentas de la policía en la noche entre el 16 y el 17 de febrero, cuando murieron al menos tres manifestantes.
En la manifestación de hoy habló el religioso chiita Abdel Jalil al-Moqdad, que rechazó una caracterización religiosa de la protesta: "El pueblo pide sólo democracia y distribución equitativa de la riqueza, y las demandas abarcan a todo el pueblo", dijo Al-Moqdad ante una mayoría chiita, confesión a la que pertenecen el 70 por ciento de los bahreiníes nativos. (ANSA) MRZ