jueves, 3 de febrero de 2011

URGENTE YEMÉN SE REBELA CONTRA SU DICTADOR, SIGUIENDO EJEMPLO DE TUNEZ Y EGIPTO

EL FINANCIERO

El Financiero en línea

Madrid, 3 de febrero.- Miles de yemenis salieron a las calles de Saná para demandar la renuncia inmediata del presidente Ali Abdullah Saleh, al considerar insuficiente el compromiso del mandatario de no presentarse a las elecciones de 2013.

En el llamado "Día de la ira" más de 20 mil manifestantes marcharon por la ciudad capital para demandar cambios profundos en el gobierno, tras más de tres décadas en el poder.

"La gente quiere que el actual régimen renuncie, las personas quieren la salida del presidente Saleh", gritaban los opositores en las inmediaciones de la Universidad de Saná, donde se registraba la mayor concentración.

"La gente quiere libertad, la gente quiere poner fin a la dictadura", corearon los manifestantes utilizando un listón rosa en la cabeza, símbolo de libertad.

Asimismo, expresaron su desconfianza en el discurso del presidente Saleh, en el que se comprometió a congelar las reformas constitucionales que quería efectuar para no limitar el número de mandatos presidenciales.

La víspera y ante el Parlamento, el mandatario propuso formar un “gobierno de unidad nacional” y aplazar las elecciones legislativas de abril, además canceló las reformas constitucionales que venía impulsando y prometió realizar cambios políticos y sociales.

Antes partidarios de la oposición salieron en la madrugada de este jueves para recorrer las calles de Saná anunciando con megáfonos que las protestas se celebrarían en la Universidad a unos dos kilómetros de la plaza Al-Tahrir, donde estaba prevista la protesta.

Dijeron que el cambio de sede se debió a que "los hombres del partido gobernante y sus elementos armados tenían previsto celebrar una manifestación en la plaza Al-Tahrir".

Desde la noche del miércoles decenas de hombres armados, que la prensa local identificó como simpatizantes del partido del presidente Saleh, Congreso General del Pueblo, levantaron tiendas de campaña y colocaron retratos del mandatario.

La policía por su parte vigilaba este jueves que los manifestantes pro gubernamentales pasaran a la plaza, muchos de ellos llevaban letreros que rezaban: "Estamos con Ali Abdullah Saleh. Estamos con Yemen" y "La oposición quiere destruir a Yemen".

Mohammed al-Sabri, de la alianza opositora Foro Común, indicó que el llamado de Saleh para poner fin a las protestas era "inaceptable". Sin embargo, dijo que el grupo "discutirá el anuncio del presidente".

Saleh llegó al poder en 1978 y convalidó su mandato en los procesos electorales de 1999 y 2006, pero bajo la sospecha de haber sido manipulados.

Con la reforma constitucional que había enviado al Parlamento, pretendía extender su mandato más allá de 2013 y convertirse en presidente vitalicio. (Con información de agencias/GFL)