viernes, 11 de marzo de 2011

CATÁSTROFE EN JAPÓN

PÁGINA 12 (ARGENTINA)

El peor terremoto de Japón en toda su historia deja miles de muertos y desaparecidos

El servicio geológico de Estados Unidos registró más de 46 réplicas del sismo de 8,9 grados de la Escala de Ritcher, la más intensa de las cuales se produjo 40 minutos después del primer macrosismo y alcanzó una magnitud de 7,1. Veinte países de ambas costas del Pacífico emitieron alertas de tsunami, incluyendo la costa oeste de Estados Unidos y en Hawaii. Chile declaró una alerta preventiva y ya registró un sismo en el norte de su territorio. Según la Prefectura de Miyagi, los trenes están fuera de servicio en la mayor parte de la isla y el gobierno declaró el estado de emergencia nuclear. La catástrofe generó una alarma mundial en el "Cinturón del Pacífico", y se esperan fenómenos similares en el continente americano. El epicentro se ubicó a 373 kilómetros al noreste de Tokio y su foco se localizó a una profundidad de 24,4 kilómetros, ocasionando un tsunami con olas de hasta diez metros de altura, que golpeó la ciudad portuaria de Sendai.

Según las autoridades sismológicas, el temblor es el peor que ha sufrido Japón desde que se hacen mediciones. Varias personas han quedado enterradas por el hundimiento de un edificio en Sendai y otras muchas han resultado heridas. En Osaki, en la prefectura de Miyagi, y en el centro de Tokio se repiten las mismas escenas, donde decenas de personas han quedado atrapadas tras derrumbarse de los techos de distintos edificios. Alrededor de 4 millones de casas están sin electricidad en seis provincias.
El temblor ha desencadenado un incendio en la central nuclear de la Compañía de Electricidad Tohoku, en la ciudad de Onagawa, según la agencia de noticias Kyodo. Mientras el gobierno ha declarado la "emergencia nuclear", un comunicado oficial afirmó que no hay constancia de "materiales radiactivos fuera de las instalaciones". Otro gran incendio se registró en una refinería de la ciudad Cosmo Oil en la ciudad de Iichahara, en la región de Tokio.
El epicentro del seísmo fue en el Océano Pacífico, a 130 kilómetros de la península de Ojika y una profundidad de 10 km, en la misma zona donde hace dos días ocurrió otro terremoto de 7,3 grados que no causó daños. El temblor ocurrió a las 14.46 hora local y alcanzó el máximo de 7 grados en la escala japonesa, que se centra en las zonas afectadas más que en la intensidad del temblor.
El primer ministro, Naoto Kan, ha calificado de "graves" los daños causados por el temblor. Kan ha pedido calma a la población y ha asegurado que su Administración hará "todos los esfuerzos para minimizar los daños", y que ha creado un grupo de trabajo de emergencia para gestionar la situación. El portavoz del Gobierno, Yukio Edano, por su parte, afirmó que el Ejecutivo está actuando bajo la suposición de que éste ha sido el peor terremoto de la historia de Japón. Edano también ha pedido a la población mantenerse alerta ante las numerosas réplicas del terremoto original y por el tsunami provocado por el temblor.
En Tokio, el sismo ha sacudido e incendiado varios edificios, según informan las autoridades locales. Los transportes aéreos, ferroviarios y por carretera están interrumpidos en Tokio y el noreste. En el aeropuerto de Narita, el más grande del país, se han paralizado todos los servicios, mientras se verifica el estado de las pistas.
El terremoto provocó un tsunami con olas de entre siete y diez metros en varias zonas de la costa del país, según el testimonio de varios testigos al canal de televisión NHK, recogidos por Reuters. El tsunami ha arrasado con todo a su paso, incluidas casas, automóviles y edificios. La agencia japonesa Kyodo informó que un barco con de cien personas a bordo fue arrastrado por la fuerza del agua. El Ministerio de Defensa ha enviado ocho aviones militares que sobrevuelen las zonas más afectadas para comprobar los daños.
Los temblores son comunes en Japón, uno de los países con más zonas sísmicas activas, pero también uno de los más preparados. De hecho, además de contar con construcciones seguras, el Gobierno edita cada cierto tiempo manuales con consejos sobre cómo actuar en los temblores, que edita en inglés y japonés. El país tiene alrededor del 20 por ciento del total de los terremotos del mundo por encima de los 6 grados en la escala Ritcher. Según la Agencia Meteorológica japonesa, este temblor es el mayor desde que se miden este tipo de fenómenos naturales. Ha sido peor que el que tuvo lugar en 1923 en Gran Kanto, que tuvo una magnitud de 7,9 y mató a más de 140.000 personas en el área de Tokio.
El buscador de Internet Google puso a disposición de los usuarios un buscador de personas en inglés y japonés.