martes, 8 de marzo de 2011

LIBIA URGENTE: A PESAR DE LOS BOMBARDEOS, GENOCIDA GADAFI NO AVANZA Y YA NEGOCIA UN EXILIO DORADO

2001

ATAQUES AÉREOS NO EVITAN QUE GADAFI SIGA PERDIENDO APOYO INTERNO
Los aviones de combate del régimen de Muamar al Gadafi lanzaron el martes una y otra vez su carga mortal sobre la ciudad oriental de Ras Lanuf, sede de varias refinerías de petróleo y actualmente en manos opositoras. Los rebeldes se pusieron a cubierto, a la espera de que estallasen las bombas. Algunos osados se mantuvieron junto a los vehículos en los que habían instalado su armamento pero sus intentos de repeler el ataque fueron en vano.



Los aviones de combate del régimen de Muamar al Gadafi lanzaron el martes una y otra vez su carga mortal sobre la ciudad oriental de Ras Lanuf, sede de varias refinerías de petróleo y actualmente en manos opositoras. Los rebeldes se pusieron a cubierto, a la espera de que estallasen las bombas. Algunos osados se mantuvieron junto a los vehículos en los que habían instalado su armamento pero sus intentos de repeler el ataque fueron en vano.

En la noche del lunes los rebeldes tuvieron que abandonar la localidad de Bin Yawad, a unos 40 kilómetros al oeste de Ras Lanuf, ante el avance de los tanques de las tropas leales a Gadafi. En Ras Lanuf el frente se mantiene de momento como en los días anteriores. Tampoco en torno a Misurata y Al Zawiya, sitiadas por el Ejército, se movieron las líneas de fuego.

Los habitantes de estas poblaciones viven un infierno. Sus casas son atacadas por la artillería de Gadafi y en los hospitales se agotan los medicamentos. Al contrario que en el este, en estas ciudades liberadas no hay periodistas ni equipos de televisión. El alcance de la tragedia sólo se deja ver a través de grabaciones de teléfonos celulares colgadas en Internet. Según fuentes opositoras, sólo en Misurata perdieron la vida hasta el lunes 92 personas -entre civiles e insurgentes- y otras 400 resultaron heridas.

La guerra de posiciones de los últimos días no hace suponer un final cercano del régimen del dictador. Sin embargo, cada día que pasa, Gadafi pierde apoyos. El martes se supo que dos de sus antiguos colaboradores de alto rango se distanciaron de él. El general Mustafa al Jarubi, miembro del Consejo de Comando de la Revolución de Libia, y el ministro de Defensa, Abu Bakr Yunis, fueron puestos bajo arresto domiciliario por "rechazar las operaciones contra el pueblo", señaló una fuente en condición de anonimato.

Tanto Jarubi como Yunis pertenecían a la célula revolucionaria con la que Gadafi accedió al poder hace 42 años mediante un golpe de Estado. También el líder del Consejo Nacional opositor de Bengasi, Mustafa Abdul Jalil, es un antiguo colaborador de Gadafi, a cuyas órdenes fue ministro de Justicia hasta hace un mes, cuando se pasó al bando de los opositores.

¿Buscará el líder libio una salida en el exilio? En Trípoli se desmintieron hoy los rumores sobre una supuesta oferta de negociación hecha por el gobierno a los opositores de Bengasi. Sin embargo, algo se mueve entre bambalinas.

Al parecer, el ex primer ministro Yadallah Asus al Talhi se habría ofrecido a los opositores de Bengasi como mediador. Según las informaciones, Gadafi habría ofrecido exiliarse a cambio de que los opositores renunciasen a llevarle ante los tribunales y respetansen sus propiedades. En la tarde del lunes, Al Talhi lanzó una dramático mensaje a los opositores, a los que pidió que evitaran que el país se viera sumido en una tragedia.

Los rebeldes contestaron con un últimatum. Gadafi debe abandonar el país en las próximas 72 horas y antes de ello frenar los brutales ataques contra la población civil.

Según el disidente y periodista libio Aschur Schamis, a pesar de toda la retórica, Gadafi busca ya una salida. "El régimen no podrá aguantar esta situación mucho más", asegura.