sábado, 19 de marzo de 2011

LIBIA Y LA GUERRA INTERNACIONAL ENTRE DEMONIOS.

por Flavio Dalostto

Lo que Gadafi NO ES.
Para los que creen que Gadafi, es "socialista", les recuerdo que las más de 4 décadas de gobierno "socialista" de Gadafi en Libia (el país más rico del norte africano) lograron mantener al 30% de los libios (que son poco más de 6 millones) en el desempleo. Entre los jóvenes de entre 17 y 25 años, el desempleo alcanza al 50%. El régimen de Gadafi mató el sueño de la juventud libia, y éste es tal vez el más grave de sus genocidios. Sin trabajo, sin viviendas, sin posibilidades de expresarse, Libia no tiene nada de socialista, excepto en los minúsculos espacios del famoso Libro Verde de Gadafi. Es fácil instalar el socialismo en un librito o imaginarlo desarrollarse en Júpiter. Lo que importa del socialismo es como consigue la justicia y la felicidad de los Pueblos. Una nación justa y feliz no se hubiera levantado contra quien la ha proveido de Justicia y Felicidad; porque sino sería una nación loca y desquiciada.

Para los que creen que Gadafi es "anti-imperialista", les recuerdo que después de su etapa "revolucionaria" , fue el gran amigo de Occidente, su niño mimado. Invitado a la cumbre del G-8 por Obama en Italia, abrazado con el ex primer ministro Tony Blair en 2003 después de firmar acuerdos petroleros, amigo de Sarkozy en 2007 quien acordó con Libia el inicio de un programa nuclear y compañero de las "fiestas" de Berlusconi en 2010, donde el dictador libio aportó a sus 200 amazonas ucranianas supuestamente vírgenes.

Para los que creen que Gadafi es "enemigo de EEUU" (hasta hoy), les recuerdo que éste país ya lo sacó de la lista de los terroristas en 2005, a pesar de estar comprobado que fue responsable de los derribos de los vuelos 103 de Pan Am en 1988 y del 772 de UTA en 1989. Ésto sin contar su más que probable participación en las masacres de Munich en 1988 y de la discoteca berlinesa La Belle en 1986.

Para los que creen que Gadafi es un paladín de los pobres, les recuerdo que posee el 15% de las acciones de Fiat, que es accionista del Juventus (uno de los clubes de fútbol más famosos de Italia) y otros 5.000 millones de dólares en acciones solo en Italia. Según el diario El Tiempo (Colombia): "...70.000 de los 120.000 millones de dólares en que se estima la presencia económica libia fuera del país están controlados por el Libyan Investment Authority (LIA), el fondo soberano del país magrebí. Este organismo controlado por Saif al Islam, el hijo de Gadafi, tiene depósitos en varios bancos de Estados Unidos y bienes en aquel país por valor de 30.000 millones de dólares.
La mayor parte de sus inversiones, sin embargo, se encuentran en Italia, la antigua metrópoli. La presencia más significativa se da en Unicredit, uno de los bancos más grandes de Europa. LIA cuenta con el 2,59 por ciento de su accionariado, a lo que hay que sumar el 4,9 por ciento que tiene la Banca Central Libia.
Este 7,49 por ciento resultante convierte a los libios en los principales accionistas de Unicredit.
Una participación más reducida pero igual de estratégica es la de LIA en la armamentística Finmeccanica, de la que posee el 2,01 por ciento.
La presencia libia en el accionariado de firmas importantes de Italia se completa con el 1,5 por ciento del accionariado de Eni que posee el Libyan Energy Fund y con el 7,5 por ciento del club de fútbol de la Juventus que tiene la Libyan Arab Foreign Investment Company.
Estos dos organismos de inversión también están controlados por el régimen de Gadafi.
LIA cuenta además con inversiones en Reino Unido -donde posee el 3,2 por ciento de Pearson, editor del Financial Times-, Rusia y el sureste asiático, gran parte de las cuales están hoy congeladas. En la misma situación se encuentra la finca de 6.500 hectáreas que Gadafi posee en Málaga, en el sur de España".

Para los que creen que Gadafi es un "nacionalista" les recuerdo que su manejo discrecional del petróleo libio, deja afuera del sistema al 30% de desocupados de ese país, mientras entrega gigantescas ganancias a la empresa petrolera italiana ENI, a la British Petróleum y a la Royal Dutch Shell. Y también, que mientras el 30% de los libios no tiene trabajo, las multinacionales que Gadafi permite que expolien a Libia trajeron cientos de miles de extranjeros que sí tienen trabajo (30.000 chinos, 25.000 turcos, 15.000 bengalíes, 18.000 hindúes, 1.400 surcoreanos, etc.). ¡Bien por ellos!, pero también los nativos deberían poder acceder al trabajo, en la utopía gadafista.

Para los que se escandalizan con la intervención militar extranjera de los demonios de la OTAN (los hasta hace poco "Amigos" del dictador libio), les recuerdo que Gadafi envió 3.000 soldados a Uganda para respaldar al genocida y canibal Idi Amín, el Hitler Negro a fines de los 70', que Gadafi invadió Chad, le hizo la guerra, le amputó la Framja de Aouzou (rica en Uranio), derrocó al dictador Hissene Habré (el Pinochet africano) e impulsó un gobierno títere en Chad, que le envió hace unos días1.000 mercenarios parta aplastar a los rebeldes libios.

Para los que creen que Gadafi es un pacifista, les recuerdo que hace horas prometió "Voy a entrar en Bengasi como Franco entró en París" y llamó "a armarse a la Quinta Columna de Bengasi", manifestando su admiración y autocomparación con el lider del facismo español.

Para los que creen que Gadafi ama la Vida y a su Pueblo, les recuerdo que además de bombardear todas las ciudades que se rebelaron contra él (es decir, todas), nos enternece con sus grandes expresiones de amor al Pueblo Libio:  "Todo el pueblo libio está dispuesto a morir por mí, hombres, mujeres y niños" y "Mi gente me ama y morirían para protegerme"

Para los que creen que Gadafi es "sincero", les recuerdo que primero atribuyó la revuelta en su contra a Al-Qaeda, la organización de Ben-Laden y unos días después declaró “Nuestra guerra se libra contra Al Qaeda. Pero si ellos (Occidente) se comportan con nosotros como en Irak, abandonaremos la alianza internacional contra el terrorismo, nos aliamos con al Qaeda y declaramos la guerra santa”

La Guerra entre demonios.
Si Gadafi tuviera un solo gramo de amor por su Pueblo, ya se habría ido del país, evitando un baño de sangre libia y dejando sin excusas a la intervención militar extranjera,  permitiendo a los libios decidir libremente que tipo de sistema y de gobierno quieren, a través de una asamblea constituyente, o de un plebiscito o de un referéndum. Pero su megalomanía, su ego demencial y su ambición enfermiza prefieren sacrificar a todo su Pueblo (hombres, mujeres y niños) en un holocausto que podría derivar en un Irak o en un Afganistán. No lo sabemos. Cuanto más antes, Gadafi abandone el poder; más antes el Pueblo Libio tendrá posibilidades de desembarazarse de sus "liberadores" ocasionales. Pero cuanto más resista Gadafi en su capricho criminal, más excusas dará para una intervención prolongada de los imperios.

La opción del Socialismo es clara: Gadafi, al igual que otros dictadores árabes, debe abandonar urgente el Poder;  y los ejércitos de la OTAN, los cielos y suelos libios, afganos e iraquíes . Ambos no son más que ejércitos de demonios, Satán contra Lucifer. En este caso la víctima es el Pueblo de Libia. Ni a Gadafi ni a Sarkozy ni a Obama ni a Cameron les interesa a Vida de los libios. A nosotros sí. No nos obligarán a elegir entre demonios; aunque lamentablemente el desesperado Pueblo de Bengazi ha pedido la ayuda del Diablo para protegerse de Belcebú; y mientras Belcebú bombardea Bengazi, el Diablo bombardea Trípoli.

El socialismo rechaza todo dictador y genocida, llámense Obama, Alí, Mubarak, Gadafi, Saleh o Hamad (la lista es más larga); porque no puede dar Justicia, Paz y felicidad quien asesina a los pueblos y menos el que asesina al propio.