lunes, 21 de marzo de 2011

SEGÚN ANALISTA LIBIA NO ES IRAK

UNIVISION

A diferencia de Irak, en Libia existen fuerzas rebeldes que luchan contra el regimen


En Libia hay fuerzas rebeldes
Las fuerzas rebeldes celebran el derribamiento de un avión de la Fuerza Aérea Libia en las afueras de Bengazi.

Diferencias con la invasión ordenada por Bush hace ocho años

El presidente Obama ordenó el inicio de las operaciones bélicas contra Libia justo ocho años después que su antecesor, George W. Bush, hiciera lo propio con Irak.
Pero como le dijo a Univision.com el analista político Robert Macaulay, existen diferencias entre ambos países. En Libia, por ejemplo, ya existía una fuerte oposición al régimen de Gadafi, cosa que no sucedía con Saddam Hussein.
‘En Libia ya existe una rebelión interna, gente que se ha levantado contra el gobierno, con nuestra visión ideológica y filosófica, gente que se ha levantado contra el dictador’, dijo Macaulay en diálogo telefónico con Univision.com.
‘En Irak, la gente había estado tanto tiempo bajo las botas del dictador Hussein que casi los había matado a todos. Hussein fue mucho más brutal que Gadafi, quien casi es un payaso. Tras lo que pasó en Tunisia y luego en Egipto, el pueblo libio se dijo ¿por qué no podemos nosotros hacer lo mismo? También hay diferencias con Mubarak, quien era un dictador ‘light’, que tenía sus límites de lo que iba a hacer y por eso lo derrocaron’.
Macaulay se mostró optimista acerca de la inminente caída de Gadafi. ‘El hecho de que el pueblo de Libia está levantándose contra Gadafi facilita el apoyo internacional de la coalición. En Irak había una coalición pero no a través de las Naciones Unidas, no era una coalición amplia’.
‘Este caso es particular en términos de la probabilidad de éxito, donde se ve a un dictador matando a su gente para mantenerse en el poder. Esto eventualmente estimuló la reacción del mundo civilizado. El problema es que se demoró dos semanas para hacer lo que se tenía que hacer. El hecho de que haya una oposición armada es mucho más fácil sacar a un dictador’.
En el caso de Libia, la Liga de Países Arabes apoyó la zona de exclusión ordenada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cosa que tampoco ocurrió con la invasión de EU en Irak.
Otro dato: a diferencia de lo que ocurrió con Irak, la decisión de atacar a Libia no fue unilateral por parte de EU. En aquella ocasión, el entonces presidente Bush no logró amasar el apoyo que esperaba, salvo el Reino Unido y algunos países más, como El Salvador, por lo que decidió avanzar con la invasión en medio de las críticas del resto del mundo, incluido los países árabes.
Mientras tanto, los ataques de ambos lados continuaban el lunes en varios puntos de Libia, como Misrata, donde las fuerzas leales a Gadafi siguieron bombardeando las células rebeldes que tomaron el control de la ciudad.
Se estima que unas 40 personas murieron tras los ataques en Misrata.
En Trípoli, en tanto, se vieron ráfagas de armas antiaéreas de las fuerzas de Gadafi, que surcaron el cielo y lo iluminaron en medio de la noche. La capital enfrentaba el segundo día de intensos bombardeos con misiles Tomahawk de la coalición, dirigidos a las bases defensivas.
Un misil cayó en uno de los edificios centrales de Gadafi, a pocos metros de la carpa donde el excéntrico líder solía recibir a las personalidades mundiales. No se sabe a ciencia cierta el número de víctimas en Libia.