viernes, 18 de marzo de 2011

URGENTE LIBIA: CRIMINAL GADAFI BOMBARDEA MISRATA

PÚBLICO (ESPAÑA)

El régimen libio no detiene el ataque a la rebelde Misrata

Fuentes médicas informan de que los bombardeos de la artillería de Gadafi han matado a 25 personas

PÚBLICO Bengasi 18/03/2011 23:08 Actualizado: 18/03/2011 23:19
Las fuerzas militares de Muamar Gadafi han desmentido las promesas de alto el fuego de su régimen, al menos en la ciudad de Misrata, donde, según fuentes médicas, 25 personas, incluidos niños según la agencia Reuters, murieron en un nuevo ataque ayer.
El Ejército libio no dio tregua a los habitantes de la única ciudad occidental aún en manos rebeldes. Abdulbasid Abú Muzairik, un testigo citado por Al Yazira, relató desde Misrata que las buenas palabras del régimen no habían acallado el bramido de los disparos de los carros de combate y la artillería del déspota.
"Las fuerzas de Gadafi están en las afueras de la ciudad pero siguen bombardeando el centro", explicó. El alto el fuego, prosiguió Abu Muzairik ,"no está teniendo lugar; él [Gadafi] ha seguido bombardeando y matando a la gente de la ciudad".
Gemal, un portavoz rebelde, confirmó a Reuters el ataque: "Están bombardeando todo, casas, mezquitas y hasta ambulancias".
Otro sublevado, Saadun, declaró: "Creemos que quieren entrar en la ciudad a toda costa antes de que la comunidad internacional comience a aplicar la resolución de la ONU. Pedimos a la comunidad internacional que haga algo antes de que sea demasiado tarde. Tienen que actuar ya".

Promesas sin credibilidad

La respuesta del régimen libio a esta información no tardó: "Libia ya está aplicando el alto el fuego. No hemos llevado a cabo ninguna operación militar en Misrata ni en ninguna otra parte del país", aseguró a Reuters el portavoz del Gobierno, Musa Ibrahim.
Una declaración que no consiguió disipar las sospechas que pesan contra un régimen sobre el que la comunidad internacional no se hace "ilusiones", aseguró ayer la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navy Pillay.
Esta responsable se mostró ayer "extremadamente preocupada" por la posibilidad de que las fuerzas de Gadafi y sus sicarios tomen represalias contra los opositores libios que están en sus manos.
"Nadie sabe lo que está pasando en las ciudades que primero habían sido tomadas por los rebeldes y luego han sido recuperadas por las fuerzas gubernamentales", advirtió la alta comisionada de la ONU.
Sin testigos que puedan informar, "tampoco se conoce lo que está pasando en las prisiones y en los lugares de detención que hay por el país", subrayó Pillay. La responsable de Derechos Humanos de Naciones Unidas concluyó: "Estamos muy preocupados de que el Gobierno pueda recurrir a castigos colectivos".
En el este del país, donde sí hay periodistas que puedan informar de una ruptura del alto el fuego por parte de Gadafi, la situación ayer era de más tranquilidad que en los días anteriores.
No se informó de nuevos bombardeos e incluso el Comité Internacional de la Cruz Roja volvió ayer a la ciudad libia para reanudar su trabajo, interrumpido el miércoles.