martes, 8 de marzo de 2011

URGENTE LIBIA: GADAFI NEGOCIA SU HUÍDA, MIENTRAS CONTINUA BOMBARDEANDO A LOS REVOLUCIONARIOS QUE IGUAL AVANZAN HACIA SIRTE, LA TRIBU NATAL DEL GENOCIDA

LA VANGUARDIA (ESPAÑA)

Los rebeldes marchan hacia la Sirte natal de Gadafi mientras éste negocia su salida

Se confirman los contactos del líder libio para pactar el abandono del país mientras se disputa un intenso combate en zonas costeras

(EFE).- Los rebeldes libios se han reforzado hoy en su camino hacia la emblemática Sirte, la ciudad natal de Muamar al Gadafi, cuyas tropas mantienen su ofensiva, mientras cobra fuerza la posibilidad de una salida negociada del país del líder libio, tras 41 años en el poder.

Al tiempo que la confirmación del establecimiento de contactos entre revolucionarios y emisarios de Gadafi tenía lugar en Bengasi, los dos bandos mantenían, en el frente costero, un intenso combate de fuego artillero y sucesivos intentos de asalto por ambas partes.

Los combates continuaban en torno a Ben Yauad (centro), entre Sirte y Ras Lanuf, la terminal petrolera en poder de los milicianos, que han conseguido refuerzos en las últimas horas con el envío de milicianos y artillería pesada, según Al Yazira.

A pesar de los nuevos bombardeos sobre Ras Lanuf de la fuerza aérea leal a Gadafi, que hostiga las líneas de aprovisionamiento rebelde, y de que las tropas del régimen movilizan efectivos para contener el avance revolucionario sobre Sirte, los milicianos han redoblado su determinación de alcanzar el bastión gadafista.

Ambos bandos saben que la caída de Sirte, donde Gadafi ha situado la sede de algunos departamentos ministeriales y ha levantado un gigantesco pabellón para agasajar con todo tipo de lujos a sus invitados preferentes, puede ser clave en el desenlace final.

Además, las fuerzas del régimen han bombardeado Al Zauiya, junto a Trípoli, sitiada desde hace cinco días en un cerco que ha causado decenas de muertos, según Al Yazira, que en un principio había informado de que la ciudad había caído en manos gadafistas.

La desorganización rebelde y la superioridad aérea y en recursos militares de las tropas de Gadafi hacen temer que el conflicto se convierta en una larga guerra civil, un panorama ante el que cobra cada vez más fuerza una salida negociada del líder libio.

Una fuente del Consejo Nacional de Transición Interino (CNTR) dijo hoy a Efe que la dirección rebelde podría renunciar a la persecución criminal de Gadafi si abandona el poder de inmediato, horas después de que trascendiese que el coronel había enviado un emisario a Bengasi para negociar su marcha.

La fuente aclaró que el CNTR no admite, como habría requerido el enviado de Trípoli, la intervención del Parlamento gadafista, pues "sería otorgarle una legitimidad de la que carece". No obstante, continúan las deliberaciones en el seno del CNTR.

Según al Yazira, en la negociación indirecta a través de emisarios habrían intervenido "personalidades" que mantienen contactos telefónicos con el Congreso de EEUU y países europeos. La cadena catarí, que se hizo eco del desmentido del régimen a las negociaciones a través de la televisión estatal, subrayó, sin embargo, los llamamientos oficiales en este mismo medio a reuniones de "sabios" en todo el país.

Se trataría de una hipotética reunión de jefes y ancianos de las distintas tribus de Libia para discutir la posible marcha de Gadafi. Ayer, el diario árabe Sharq al Aswat adelantó que el líder libio se había mostrado dispuesto a abandonar el país a cambio de que la dirección rebelde garantizase su seguridad, su dinero y su familia.

Gadafi puso como condición que se le ayudase a salir de Libia y dirigirse a un país de su elección, así como que no se le persiguiese en el extranjero y no se presentasen demandas ante los tribunales internacionales, de acuerdo con el diario.

La mediación internacional para buscar un destino a Gadafi podría ser la salida del conflicto y, además, evitaría una intervención militar sobre la que un acuerdo unánime parece improbable.A pesar de que Francia y el Reino Unido trabajan en la ONU para lograr una resolución que establezca una zona de exclusión aérea sobre la que los países árabes han dado su visto bueno, el consenso internacional parece difícil.

Pekín insistió hoy en rechazar cualquier tipo de intervención militar en Libia, con lo que son dos los países miembros del Consejo de Seguridad que se oponen a esa opción (China y Rusia), mientras EEUU es reticente a implicarse bélicamente y podría, más bien, buscar una alternativa para ayudar indirectamente a los rebeldes.