domingo, 6 de marzo de 2011

URGENTE LIBIA: GADAFI MINTIÓ Y LA REVOLUCIÓN CONTROLA LAS CIUDADES LIBERADAS. EL GENOCIDA SOLO FRENÓ AVANCE HACIA SIRTE

 PÚBLICO (ESPAÑA)

Los insurrectos resisten el feroz contraataque del Ejército de Gadafi

El régimen dice que ha recuperado varias ciudades, pero los rebeldes aseguran que controlan Zauiya y Misrata

PÚBLICO TRÍPOLI / BENGASI 06/03/2011 22:40

Como todas las dictaduras, igual que el ministro de Información de Sadam Husein decía que los estadounidenses "se suicidan por centenares a las puertas de Bagdad", el régimen de Muamar Gadafi utilizó todos sus recursos de propaganda y desinformación para convencer al mundo de que sus fuerzas habían recuperado varias ciudades claves del oeste de Libia, como Misrata, uno de los feudos de la insurgencia.
Pero tras varias horas de confusión y duros combates, los rebeldes informaron desde Bengasi de que Misrata era una ciudad "liberada". Zauiya, a tan sólo 50 kilómetros de Trípoli, era el símbolo de una lucha a sangre y fuego, con más de 200 muertos en dos días de combates. La ciudad también fue liberada, según la insurgencia.
A primeras horas de la mañana, las tropas de Gadafi, apoyadas por tanques, artillería, aviones de combate y helicópteros, atacaron Zauiya y Misrata, y tomaron posiciones cercanas a Ras Lanuf, importante puerto de exportación de petróleo. Portavoces del Gobierno reivindicaron una serie de rápidas victorias y leales a Gadafi salieron en masa a las calles de Trípoli para disparar al aire, mostrando retratos del líder. "Son celebraciones porque las fuerzas del Gobierno han tomado el control de todas las zonas hasta Bengasi y están camino de recuperar el control de Bengasi", aseveró el portavoz del régimen, Musa Ibrahim.
El dictador celebra su 'victoria' con la eliminación de casi todos los impuestos 
Para celebrar "las grandes victorias sobre las bandas terroristas", según la expresión de la televisión estatal, Gadafi anunció la eliminación de los impuestos a la importación, al consumo y a la producción.
Era pura propaganda. En el frente occidental, los rebeldes atrincherados en la plaza de los Mártires de Zauiya resistieron a la ofensiva de Gadafi. "Esta mañana hubo un nuevo ataque, mayor que el de ayer. Dos personas murieron por nuestro lado y muchos más resultaron heridos", dijo a la agencia Reuters el rebelde Yusef Shagan. "Seguimos controlando la plaza".
En Misrata, las brigadas del hijo del déspota, Jamís, lanzaron una ofensiva, si bien una vez más los insurrectos resistieron. "Las brigadas intentaron alcanzar el centro de la ciudad, pero los revolucionarios lograron repelerlas", dijo un vecino. "Los revolucionarios capturaron a 20 soldados y la ciudad está bajo su control", aseguró.
La UE envía a Trípoli una misión de observadores para analizar la situación
Lo que sí consiguieron las fuerzas del régimen fue frenar el avance rebelde hacia Sirte, la ciudad natal de Gadafi y sede de importantes instalaciones petroleras. Tras liberar Ras Lanuf el sábado, la insurgencia tuvo que retirarse de Ben Yauad, a unos 100 kilómetros de Sirte. Unidades del Ejército ocuparon viviendas y tomaron posiciones de francotiradores. "Es como Vietnam", dijo el combatiente Alí Othman. Al caer la noche, no estaba claro, sin embargo, quién controlaba Ben Yauad.

Gadafi invita a la ONU

En Bruselas, la responsable de Exterior de la UE, Catherine Ashton, anunció el envío de una misión de observadores para saber qué está ocurriendo, analizar las necesidades de la población y "alimentar los debates previos al consejo extraordinario del viernes". La misión debía llegar anoche a Trípoli y tiene que dar el lunes una rueda de prensa en la capital libia.
Por su parte, Gadafi dijo en una entrevista al diario francés Le Journal du Dimanche que permitirá a una comisión de la ONU "o de la Unión Africana" viajar a Libia "sin ningún obstáculo", para ver que él "jamás ha disparado contra el pueblo".