viernes, 4 de marzo de 2011

URGENTE YEMÉN: DICTADOR SALEH MANDA AMETRALLAR A CHIÍTAS. HAY LEVANTAMIENTOS POPULARES EN TODO EL PAÍS

EL NACIONAL (VENEZUELA)


Yemen: Soldados matan a 4 personas durante protesta

De acuerdo con las versiones, los soldados abrieron fuego para dispersar a miles de personas que habían tomado la calle principal de la ciudad de Harf Sofyan para participar en las oraciones del viernes

Alí Abdalá Saleh, presidente de Yemen dando un discurso
Alí Abdalá Saleh, presidente de Yemen dando un discurso | EFE
 
Soldados yemeníes mataron el viernes a cuatro personas e hirieron a siete al disparar contra manifestantes antigubernamentales en el norte del país, dijeron testigos.
De acuerdo con las versiones, los soldados abrieron fuego para dispersar a miles de personas que habían tomado la calle principal de la ciudad de Harf Sofyan para participar en las oraciones del viernes. El pueblo, que está en la provincia de Amran, es una base significativa para los tribeños chiíes hawthi que desde hace seis años están en puja con el gobierno.
Según los testigos, los soldados en un puesto del ejército dispararon con ametralladoras pesadas creyendo que los manifestantes trataban de atacar el puesto.
Los manifestantes arrojaron piedras a los efectivos y pidieron la renuncia del presidente Alí Abdalá Saleh al grito de "¡Váyase, váyase!".
Los testigos hablaron en forma anónima por el temor a represalias del gobierno.
También en la capital, decenas de miles de personas se reunieron en la Universidad de Saná para solicitar la dimisión de Saleh. Las fuerzas de seguridad estuvieron presentes, pero de momento no hubo violencia. Por primera vez, entre los manifestantes se hallaban centenares de mujeres.
En la ciudad sureña de Adén, decenas de miles de personas transportaron los féretros de tres personas que murieron la semana pasada. Algunas figuras aprovecharon las oraciones del viernes para pedir la caída del régimen.
Yahia Husein al-Deilami, quien dirigió las oraciones en la Universidad de Saná, dijo al pueblo que "deponer a un tirano es un deber religioso".
Al-Deilami, líder de los chiíes hawthi, fue sentenciado a muerte hace tres años pero fue perdonado por Saleh después que el gobierno convino un acuerdo con los rebeldes hawthi.
"Este régimen, un puñado de funcionarios corruptos, ha fomentado los sobornos, la corrupción y el despilfarro de la riqueza nacional", denunció.
Al-Deilami elogió la revolución en Libia "contra el tirano Muamar Gadafi" mientras la multitud reclamaba la renuncia de Salé.