martes, 1 de marzo de 2011

YEMÉN: MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN CONTRA DICTADOR SALEH EXIGE CAÍDA DE SU GOBIERNO

INFOBAE.COM

Manifestación masiva contra el presidente de Yemen

Decenas de miles de personas protestaron hoy en la capital para pedir la renuncia del presidente Alí Abdalá Saleh, quien acusó a Israel y a los Estados Unidos "de orquestar" la revuelta árabe y destituyó a los gobernadores de cinco provincias hostiles a su régimen
Manifestación masiva contra el presidente de Yemen
Crédito foto: Reuters
Saleh, aliado clave de Barack Obama en la lucha contra Al Qaeda, aseguró que las sublevaciones "desde Túnez hasta el sultanato de Omán (...) son una tempestad orquestada desde Tel Aviv, bajo la supervisión de Washington", afirmó el jefe del Estado.
Tras una jornada de fuerte movilización contra el poder, una fuente oficial anunció la destitución de los gobernadores de las provincias de Adén, Hadramut, Abyán y Lahaj, además de la de Hodeida.
Estas cinco provincias, sobre todo la de Adén, son escenario de violentas manifestaciones contra el régimen de Saleh. Los responsables destituidos no fueron reemplazados de inmediato.
En Saná, los manifestantes bloqueaban tres calles que conducen a la universidad, epicentro de las protestas en la capital desde el 27 de enero."El pueblo quiere la caída del régimen, el pueblo quiere que se vaya Alí Abdalá Saleh", en el poder desde hace 32 años.
El jefe de Estado yemení resiste a las demandas de renuncia formuladas por la oposición y las tribus, cuya influencia es determinante en ese país pobre de la península arábiga.
Según Amnistía Internacional, casi 30 personas murieron desde el comienzo de las protestas el 27 de enero.
El influyente predicador Abdel Majid Zendani, acusado por Estados Unidos de apoyar al terrorismo, se dirigió a la muchedumbre y dijo que "apoya la reivindicación de los jóvenes".
Varios dirigentes de la oposición, que había llamado a hacer una "Jornada de la ira" contra el régimen, participaron en la manifestación, así como representantes de las tribus.
Por su parte la Alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, hizo una advertencia  a las autoridades yemeníes contra la "represión violenta de las manifestaciones" y llamó al gobierno a proteger "el derecho de los manifestantes y de los periodistas en el marco del respeto de las leyes internacionales".