martes, 22 de marzo de 2011

YEMÉN: SE VIENE EL CAOS ANTE NEGATIVA DE DICTADOR SALEH A RENUNCIAR COMO SE LO EXIGE EL PUEBLO

SEXENIO

Crecen las tensiones en Yemén

El presidente Ali Abdalá Saleh comentó que el país podría entrar a una guerra civil por un posible golpe militar de la oposición que día a día se va fortaleciendo.
22 de marzo de 2011      por Constanza Izquierdo        Crecen las tensiones en Yemén
Las tensiones en Yemen aumentan tras la negativa del presidente Ali Abdalá Saleh de renunciar a su cargo inmediatamente, mientras que las filas de la oposición comienzan a acrecentarse, pues tanto militares como diplomáticos se han declarado a favor de la revuelta.
Saleh lleva 30 años en su cargo y su mandato terminaría en 2013; sin embargo, comentó que podría salir del poder al finalizar el año después de elecciones; pero esta propuesta fue rechazada enérgicamente por los rebeldes, que exigen su dimisión inmediata.
Esto ha provocado que el mandatario yemení asegurara que el país pueda verse envuelto en una guerra civil si la oposición tratara de dar un golpe en contra.
Ahmed al Sufi, secretario de prensa de Saleh, declaró: "El presidente dijo que entregaría del poder tras unas elecciones [parlamentarias] y la formación de instituciones democráticas a finales de 2011 o primeros de 2012".
Al Sufi se refería a la reunión que Saleh había mantenido la noche anterior con líderes tribales. Según su portavoz, el presidente "no se irá sin saber a quién entrega el poder" y además no desea transferirlo a la milicia.
Saleh explicó que "cualquier intento de tomar el poder por medio de un golpe de Estado llevaría a la guerra civil" y comentó que las protestas del general Ali mohsen Saleh al Ahmar representan un “motín”.
Ante esto el general contestó que no están “buscando el poder”, sino que se trata de que el presidente "acepte la hoja de ruta de la oposición para una transición pacífica, incluida su salida antes de fin de año".
Por su parte, Mohammed al Sabri, portavoz del Foro Común calificó de “maniobra política” la declaración del régimen y opinó que “lo que era aceptable ayer ya no lo es hoy”; pues mientras aumenta el apoyo a la oposición, su postura se vuelve más radical.
En estos días, la plaza del Cambio, lugar de las protestas yemeníes, ha encontrado a funcionarios públicos y militares que manifiestan su apoyo a la revuelta; asimismo, miembros de diversas tribus han acudido a apoyar a la oposición, mientras que el representante ante la Liga Árabe, Abdelmalik Mansur y el ex ministro de Recursos Hídricos y Medio ambiente, Abdulrahman al Eryani, se han declarado parte de las manifestaciones.
No obstante, anoche se registraron los primeros enfrentamientos entre soldados de fuerzas regulares y tropas de la guardia presidencial, lo cual dejó un muerto de cada bando. Hoy, la guardia presidencial montaba vigilancia el cuartel general del Aire en Adén, luego de que el jefe militar al cargo se declarara parte de la oposición.
Mientras tanto, algunas fuentes diplomáticas de occidente confían en que se esté negociando la salida a esta crisis con Yemén, pues Estados Unidos (EE.UU) y Arabia Saudí están interesados en que este país no pierda la estabilidad que lo mantiene y que Al Qaeda no se beneficie de la situación.