lunes, 18 de abril de 2011

LIBIA: REBELDES RECUPERAN CIUDAD DE AJDABIYA

TELAM (ARGENTINA)

Libia: con Ajdabiya recuperada, los rebeldes evalúan nuevas estrategias

Karen Marón, enviada especial

 
Ajdabiya es una ciudad tomada. Fantasmal, desierta y lúgubre, la localidad -ubicada a 160 kilómetros de Bengazi- ha sido recuperada nuevamente por los rebeldes quienes anunciaron que cambiarán su estrategia militar de ocupación de ciudades y consolidación de las posiciones.


Una ruta despejada une a Bengazi con Ajdabiya. El camino hacia el Oeste también lleva a la localidad donde nació el coronel libio Muamar Kaddafi, Sirte, a 600 kilómetros de Trípoli.

Ajdabiya tuvo una significación histórica por ser la puerta de entrada de los hombres que arribaban desde el desierto de Sahara. Hoy es un enclave estratégico militar. Télam comprobó que la ciudad y varios kilómetros de desierto en el flanco oeste del poblado, está controlado por los rebeldes.

El sábado y el domingo, las milicias rebeldes avanzaban hacia el enclave petrolero de Brega, el principal objetivo de los insubordinados en el oriente del país.

Télam fue testigo de que carros artillados de los insurgentes retornaban a esta localidad, tras haber tomado nuevas posiciones arrebatadas al Ejército regular libio, castigado por ataques aéreos.

La aviación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) multiplicó sus bombardeos sobre esa área en los últimos tres días y consiguió un ligero repliegue de la artillería gubernamental, aunque los propios rebeldes admiten que hay combates terrestres.

Los insurgentes afirman estar a las puertas de Brega, situada unos 80 kilómetros al oeste de Ajdabiya, pero el gobierno de Kaddafi niega que sus tropas se hayan replegado.

En la puerta oeste de esta ciudad - indentificada por dos arcos verdes que dan la bienvenida a la ciudad - durante dos días se observó la singularidad de los componentes de las milicias rebeldes.

Sibe, un estudiante de último año de medicina que apoya la rebelión, realizó su análisis. “Aquí hay tres tipos de rebeldes”, categorizó: “Los primeros son los combatientes, los segundos los showman y por últimos están los voluntarios. Entre estos, algunos están medios locos y algunos lo hacen por convicción” Cuando Sibe habla sobre los showman, se refiere a los hombres que vestidos con ropa mimetizada se dedican a cantar y tocar las guitarra bajo el arco de la puerta oeste, mientras los medios internacionales se arremolinan a su alrededor. Un anciano de barba blanco y aspecto pulcro toma un megáfono y ante la nueva visita de un periodista no deja de gritar Allah Akbar. “Este señor también forma parte del show”, afirme Sibe.

Sin embargo, los rebeldes avanzaron sus posiciones tras los bombardeos de la OTAN contra las fuerzas del gobierno libio y se encuentran ahora a unos 35 km de Brega.

Pero a pesar del deseo de Reino Unido, Francia y Estados Unidos de terminar con el régimen de Muammar Kaddafi, los países de la OTAN comienzan a quedarse sin bombas de precisión y la Unión Europea carece también de municiones y de aviones preparados para llevar a cabo operaciones de combate.

Los militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) dudan de si los aliados tendrán la capacidad de asediar a Kaddafi en el caso de que éste no quiera renunciar al poder.

De hecho, la OTAN ya tiene dificultades para mantener la intensidad de los ataques. Y además surge un problema de compatibilidad: los Estados Unidos no pueden apoyar a los países europeos con munición, porque los aviones de fabricación británica y francesa no pueden transportar sus bombas.

Pese a ello, los aviones de combate realizaron nuevos bombardeos contra la ciudad libia de Sirte y cerca de Trípoli.

Fuentes de los rebeldes aseguraron que a partir de ahora habrá una mejor coordinación con la Alianza Atlántica para seguir avanzando como en la primera fase de la rebelión. Se ocuparán las ciudades y luego se consolidan. Su objetivo es el importante nudo petrolero de Ras Lanuf.

El Comité Internacional de la Cruz Roja -CICR- ha denunciado la inseguridad que se vive en esta ciudad, lo que ha llevado a cientos de personas a huir por la proximidad de los combates con destino al principal bastión de los rebeldes en la zona oriental del país y que acoge la sede del Consejo Nacional Libio.

"La situación en Ajdabiya continúa siendo inestable y la gente anhela desde hace tiempo la seguridad. Varios cientos de personas, temiendo que los combates se aproximen otra vez, se han ido a Bengazi”, explicó a Telam, el jefe de la misión del CICR, Simon Brooks.

Desde hace una semana, cuando aquí se redujeron los combates, el CICR y la Media Luna Roja repartieron lentejas, arroz, sal, té y azúcar a unas 15 mil personas. Las dos organizaciones también entregaron mantas, kits de higiene y enseres de cocina.

Los extranjeros que viven y trabajan en esta localidad pudieron contactar con sus familias en el exterior gracias a los teléfonos por satélite facilitados por la Cruz Roja.

Tras visitar esta semana a unas 60 personas detenidas por los rebeldes armados en Bengazi, el Comité Internacional de Cruz Roja se comunicó con 23 familias en las ciudades de Sirte, Trípoli, Sabha y en otras localidades para informarles sobre el paradero de sus allegados.

En la actualidad, la organización no gubernamental tiene previsto organizar otra visita a un grupo de detenidos en los combates de esta ciudad.

En Egipto, el CICR está apoyando el suministro de ayuda humanitaria en Libia desde su base logística en Alejandría. Hasta el momento, ha trasladado hasta su almacen en Tobruk unas 430 toneladas de alimentos y de productos básicos del hogar en 30 camiones.

Las reservas de alimentos que tiene la ONG en esta localidad, permitirán alimentar decenas de miles de personas en caso de que aumenten las necesidades, afirmó Brooks a Télam.