lunes, 7 de enero de 2013

HUGO CHÁVEZ, ¿TIENE DERECHO A MORIR?


por Flavio Dalostto

La verdad, me parece tan macabros los que le desean la muerte al Comandante Chávez, como aquellos que consideran "enemigos", a los que piensan que él puede morir en poco tiempo o que se está muriendo. Porque una cosa es desearle la muerte y otra muy distinta es considerar que su salud es tan delicada que tiene pocas probabilidades de sobrevida. Es como si, por el cálculo político, por las múltiples implicancias geopolíticas y económicas internacionales, el hombre no tuviera derecho a morirse. Morir, en determinadas circunstancias, es un derecho inalienablemente humano. Morir, como nacer, es un derecho humano; tal vez el único derecho que no es considerado un derecho humano. Y Chávez, evidentemente, parece no tener derecho a la posibilidad de irse. Sus enemigos lo quieren muerto y una buena parte de sus ¿amigos? lo quieren vivo a cualquier precio. Pero, alguien se ha preguntado realmente ¿qué quiere Chávez? No el Chávez político, sino el Chávez humano. Yo no lo sé. Difícil que lo diga y manifieste, si permanece intubado desde hace semanas.

Si la Revolución que él creó tiene buenos lugartenientes, ¿porqué pensar que ésta se desmoronará? Si la Revolución Bolivariana se cae tras la muerte de Chávez, sería un fracaso, no solo de la Revolución, sino de Chávez. Si, por el contrario, la Revolución, puede continuar con o sin Chávez, éste habrá triunfado, más allá de su muerte física.

No me gustan los eufemismos que están siendo utilizados por algunos de los voceros del gobierno venezolano para referirse a la salud del presidente Chávez. Es como si dijeran la Verdad sin decirla. Le temen a la crudeza de las palabras, sustituyen unas palabras por otras, que al oído del hombre común suenan más suaves y agradables. ¿Para qué?

A los que le desean la muerte al presidente Chávez los repudio sin eufemismos, porque me dan Asco, nada tengo que ver con esa gente. Y a los que le desean a Chávez la vida eterna aquí en la Tierra, sin permitirle morir ni permitirle a los demás pensar en la muerte, les pido que respeten al Comandante Chávez. Él y su salud y su intimidad con Cristo a quién confió su vida, y eventualmente a sus hijas, son los únicos que tienen derecho a decidir sobre su Vida y sobre su Muerte.

Nada puedo saber, porque no sé lo que piensa el Comandante Chávez en este momento; pero, ¿y si Chávez se quiere ir? Yo, en lo personal apoyo lo que el Comandante decida. Si vuelve, bien por él. Si se va, bien también. No tenemos derecho a exigirle más de lo que ya ha dado. Él ha sacrificado buena parte de su sobrevida en esas campañas electorales feroces del 2012. Lo ha dado todo y más todavía. ¿Qué más podemos arrancarle?

Respetemos entonces. Vivir bien debería ser un Derecho. Morir tranquilo también.