domingo, 30 de julio de 2017

LOS DIABLOS VICEPRESIDENTES
Flavio Dalostto (Argentina)

Los sectores concentrados de la economía buscarán derrocar a cualquier gobierno elegido mediante elecciones democráticas que no se ajuste a su programa de empobrecimiento de las mayorías y de negación de sus derechos humanos más elementales. Esto se deduce de la experiencia del derrocamiento de Zelaya por querer establecer un salario mínimo para los trabajadores hondureños que les permitiera a sus familias comer satisfactoriamente, con el antecedente del derrocamiento de Lugo por querer hacer una reforma agraria repartiendo ¡semillas! y no tierra, con la destitución de Dilma por mantener el programa de Hambre Cero para los brasileños, con la derrota electoral mediática del candidato de Cristina por establecer la asignación universal por hijo, Todo gobierno, aún popular que se mantenga dentro del marco de la democracia liberal podrá creer que puede negociar con el diablo, pero tarde o temprano, el diablo movilizará sus fuerzas y vendrá por todo. Y el diablo utilizará como veremos a continuación a los vicepresidentes desleales.
No es casual que en los gobiernos populares que se mantuvieron en el poder hasta hoy como Venezuela, Ecuador y Bolivia, sus vicepresidentes acompañaron con lealtad a sus presidentes, como si fueran co-presidentes: Diosdado Cabellos y Nicolás Maduro en la Venezuela de Chávez, Julio Glas en Ecuador, García Linera en Bolivia y Tarek El Aissami nuevamente en la Venezuela de Maduro. También se debe destacar la lealtad del empresario José Alencar durante los dos gobiernos de Lula en Brasil.
Por el contrario, en aquellos gobiernos populares que fueron derrocados como Honduras, Paraguay y Brasil, o derrotados electoralmente como en Argentina, sus vicepresidentes fueron traidores a sus presidentes: Elvin Santos en Honduras (terminó haciendo alianza con el golpista Micheletti), Federico Franco en Paraguay, Michael Temer en Brasil y Julio Cobos en el primero gobierno de Cristina.
Esto nos deja una lección fundamental para América Latina: la importancia de los vicepresidentes. Cuando un movimiento popular que para llegar al gobierno necesita de los votos del Diablo, éste lo derrocará tarde o temprano. 
Ayer fueron las dictaduras militares, después los separatismos, hoy los golpes parlamentarios de los vicepresidentes. 












No hay comentarios: